Coses que jo recordo que tenien els meus mpares quan jo era petit i que van deixar de tenir progressivament als 90

El barrilete con vino en la esquina de la cocina, horizontal, con un grifito de madera y una copita que era el tapón; el cocinar chorizos al infierno en el comedor; el salir andando de casa, girar una esquina y hacer una visita sin llamar antes por teléfono; la mesa camilla con el mantel hasta el suelo y el brasero; las tinajas con aceitunas en la galería (pequeña representación a escala humillante del patio andaluz); el pretender que mi hermano y yo jugáramos en el balcón; la comida familiar el domingo en cualquier campo sin preguntarse si tenía propietario; las sillas de madera con el asiento d’esparto; el llavero de la virgen de Gracia sobresaliendo por el pantalón del bolsillo; una representación en yeso de la virgen de Gracia encima del sinfonier; el decir “el íoputa”; una representación de cristo hecha con clavos con un rosario enrollado ahí, sin tocar; el montar la tienda de campaña; el hacerse un moño; el ir a visitar al abuelo fumándose un puro dentro del salón lleno de niños; el poner el tetrabrick de leche encima de la mesa a la hora de comer; el decir “quién s’ha peío que huele a podrío”; el decir “xssst” por el puto telediario de la Primera justificando a la OTAN a la hora de comer, de cenar y, en general, a la hora de cualquier encuentro familiar; el bigote; cabezales en todas las camas; papel pintado en las paredes; l’enrecordar-se de les seves arrels i les dels que són com ells; l’armario empotrao.

Publicado en post, recitable | Etiquetado , | Comenta esta entrada o comenta en general

Se busca ex

Busco ex que esté presente en mi vida. Yo más de 30, acompañado, trabajador, amante de la familia, de la que formarías parte. Busco ex de talante cariñoso. Personas rencorosas abstenerse. Busco ex para toda la vida. Interesados o interesadas, contactad.

Publicado en post | Etiquetado , , , | Comenta esta entrada o comenta en general

Técnica de oxidación de conceptos poéticos

En este poema vamos a a extrapolar las técnicas de oxidación de las esculturas contemporáneas al mundo de la representación artística textual.

Tome varios conceptos habituales del mundo de la poesía. Por ejemplo: una mezcla de emociones habituales: tristeza, humor, alegría, pasión.

Vincule cada una de las emociones a una representación física, por ejemplo: tristeza – lágrimas; humor – risa; alegría – sonrisa; pasión – rojo.

Escriba un poema como lo hace normalmente pero a mano sobre un trozo de papel en un bus en marcha. No piense demasiado lo que escribe dado que tiene que bajarse en la próxima. Vincule los conceptos en oraciones que ya desarrollará en un futuro. Póngale todo su amor a su creación, será lo que le hará crecer después, créase usted brillante, aunque, por supuesto,  no lo sea.

Guarde en cualquier sitio medio arrugado el trozo de papel, asegúrese de que éste puede perderse fácilmente en una limpieza de la mochila, en una mudanza o, simplemente olvidado en una mesa. Si se asegura bien de esto usted ya tiene un proto-poema o semilla de poema.

Entierre el proto-poema o semilla de poema entre facturas, tickets de compra y carpetas, no lo ponga entre literatura, riéguelo con abundante pasotismo. Pasados seis meses indirectamente muévalo a un recipiente o tiesto más grande y añada unas gotas de procrastinación. No le dé nada más, por no darle, ni siquiera lo dé por perdido.

Pasado tanto tiempo que ni se acuerde del momento en que elaboró el proto-poema, aparecerá el tallo asomando entre un flujo de papeles un día que se haya ido la luz. Despliegue el papel arrugado y transcriba lo que sea que entienda de su propia letra, omita o invéntese lo que no entienda, ponga puntos y comas donde parece que toquen. No se esfuerce en que tenga demasiado sentido, al fin y al cabo, es poesía.

El resultado será algo semejante a esto, un poema oxidado:

Encima de la mesa las botellitas de mercromina recicladas llenas del líquido transparente de la tristeza, con su perita de goma.

Dentro de unos huevos tiernos, a punto de escapar, tengo unos lados rojos de la pasión que le robé a un gigante tras una dura batalla que perdí. Tenía más, cientos de ellos, pero al caer el día antes de la luna llena yo los dejo que se vayan, a veces con la resignación que tengo guardada en el fondo del cajón de los calcetines que les acompaña cabizbaja y arrastrada, a veces con la desesperación que regalan sobre bandejas las compañías aéreas low cost que corre, veloz, hacia todos lados.

Con todo lo que he conseguido voy a escribir mi poemario, para hacerte sentir.

Publicado en post, recitable | Etiquetado , , | Comenta esta entrada o comenta en general